Elegir el sillín adecuado y encontrarlo, es una tarea que nos puede llevar mucho tiempo

Elegir el sillín adecuado es clave para conseguir pedalear con comodidad foto: Lluis Belloch

Elegir el sillín adecuado es clave para conseguir pedalear con comodidad
foto: Lluis Belloch

Tenemos que tener en cuenta que las personas somos muy diferentes y estamos marcados por nuestra anatomía. El mejor sillín para nuestro compañero de ruta podría convertirse en un “infierno” para nosotros.

“El sillín me provoca entumecimiento, sólo cuando corro contrarreloj”

“Tras una hora o dos siempre tengo problemas con los huesos de la cadera”

“He probado varios tipos de sillín y sigo teniendo problemas”

Estos testimonios están recogidos en la obra “Ciclismo de por vida”. Reflejan casos en los que el cicloturista no pedalea de forma confortable.

El sillín es uno de los componentes más importantes en la relación ciclista-bicicleta. Pero hay que recordar algo muy importante: sólo el sillín no nos garantiza una perfecta comodidad.

Sobre el sillín recae la mayor parte de nuestro peso. Es por ello que la distribución correcta del peso es clave para encontrar la comodidad.

Antes, y sea cual sea el modelo de sillín que has elegido o vayas a elegir, los expertos recomiendan tener en cuenta varios aspectos. 

 

Unos ajustes básicos para empezar

 

“Lo que marca la diferencia de un sillín es la combinación de la inclinación y altura del mismo respecto al manillar” (Andy Pruitt, médico especializado en biomecánica)

Andy Pruitt pasa por ser uno de los más afamados doctores especializados desde hace más de tres décadas en solucionar problemas y lesiones derivadas de posiciones incorrectas encima de la bicicleta.

Hemos querido recoger sus recomendaciones a la hora de tener en cuenta un correcto ajuste cuerpo-bicicleta.

“La postura/alineamiento en el ciclismo se basa en tres aspectos conectados: el sillín, el manillar y los pedales”

La altura ideal

 

La altura ideal del sillín es aquella en que las caderas no se balanceen y que las piernas no se extiendan del todo.

fuente: “posiciones incorrectas en la bicicleta” por Zeno Zani editorial Dorleta

Recordad que esto tiene relación con la altura del manillar. Los expertos recomiendan que dependiendo de nuestra edad y flexibilidad adoptemos una postura u otra. Hay cicloturistas que necesitarán que manillar y sillín estén a la misma altura, y otros en los que pedalearán mejor con una diferencia de altura entre 3 y 6 cm respecto al manillar.

 

Inclinación y avance o retroceso

 

La inclinación del sillín más adecuada es que haya poca o ninguna. Todos los expertos recomiendan que el sillín esté casi perpendicular al suelo con una inclinación hacia arriba o abajo que no supere el 3%-5%.

Respecto al avance o retroceso del sillín, suele ser más complejo dar con el punto exacto. Afortunadamente los estudios biomecánicos son cada vez más accesibles para los cicloturistas y con ello nos pueden determinar perfectamente ésta y otras variables.

Uno de los métodos más clásicos sigue siendo el de la plomada. Se trata de un cordel del que cuelga un plomo en un extremo. Con él se comprueba que se puede trazar una vertical entre la rodilla y el eje del pedal.

fuente: “posiciones incorrectas en la bicicleta” por Zeno Zani de editorial Dorleta

Ahora, gracias a los estudios avanzados de biomecánica hay más posibilidades de dar con la posición perfecta para cada tipo de cicloturista.

 

La mejor inversión: realizar un estudio biomecánico

 

Un estudio biomecánico es como un matrimonio para toda la vida entre la bicicleta y el ciclista

En la actualidad, realizar un análisis de nuestra posición sobre la bicicleta es muy necesario. En España existen muy buenos profesionales que te pueden aconsejar. Seguro que en tu ciudad o provincia encuentras estos servicios.

La bicicleta tiene que adaptarse a tu cuerpo y no al revés

Un estuido biomecánico te ayudará a elegir el sillín más apropiado. foto: Luis Belloch

Un estudio biomecánico no sólo te ayudará a elegir el sillín más apropiado.
foto: Luis Belloch

Desde qué grande ser ciclista os animamos a acudir a una consulta con un biomecánico. Te contamos nuestra propia experiencia: ¿es necesario que un cicloturista se someta a un estudio biomecánico?

 

Elegir el sillín: ¿cómo es el apoyo?

 

El apoyo de los isquiones es fundamental a la hora de elegir el sillín.

El apoyo de los isquiones es fundamental a la hora de elegir el sillín.

 

Los isquiones son los huesos sobre los que tiene que recaer nuestro apoyo sobre el sillín. Están alojados en nuestra pelvis. Al sentarnos sobre el sillín presionamos nuestro perineo (ano y órganos genitales externos) y el nervio pudendo (el que alcanza los genitales)

Al ver esta distribución de los apoyos, se puede comprender mejor que cualquier problema de adaptación a nuestro sillín nos provocará adormecimiento u otro tipo de malestar. Hay personas que son muy sensibles ante el dolor en los isquiones y otros que como se dice popularmente “han hecho callo”.

Recordad que también habrá que tener presente qué modalidad de ciclismo practicas y si realizas competiciones. En cada caso el estilo sobre tu bicicleta difiere y tiene que ser tenido en cuenta en tu elección.

Tipos de sillín: elige el más apropiado a tu anatomía

 

Elegir el sillín: tipos más comúnes infografía: qué grande ser ciclista

Elegir el sillín: modelos más habituales
infografía: qué grande ser ciclista

 

Sillines sin punta

 

Indicado para aquellos que tienen problemas de entumecimiento. Digamos que los que sufren de forúnculos o adormecimiento de genitales son los usuarios a los que se dirige este tipo de sillín. Al carecer de “nariz” apoyamos exclusivamente sobre nuestros isquiones.

El inconveniente suele ser la costosa adaptación, ya que al principio los usuarios han expresado molestias en los propios isquiones. Otros manifiestan que no les agrada la estética que ofrecen.

 

Sillines planos

 

Hay fabricantes como Fi’zi:k que consideran que son adecuados para personas con mucha flexibilidad. Sin embargo, varios expertos afirman que son indicados para cicloturistas con poca flexibilidad en la cadera. Se considera que estas personas tienen muy poca flexibilidad en los isquiotibiales (músculos extensores de la cadera) y debido a ello posicionan la cadera de manera vertical. Este tipo de sillín les permite mucha libertad a la hora de cambiar de postura.

 

Sillines cóncavos

 

Indicados para personas con gran flexibilidad en el tronco. Este tipo de cicloturistas conseguirán evitar presiones excesivas sobre los tejidos blandos de las partes íntimas. La curvatura ayuda a apoyar los isquiones en una posición más alta. La presión sobre el perineo queda aliviada. La posición es más estable, sin variaciones.

Como inconveniente, nuestra posición no podrá ser modificada como ocurre con los sillines planos.

 

Sillines con abertura antiprostática

 

Es una fórmula muy extendida y varios son los fabricantes que han apostado por ello.

Nos permite descargar de presión toda la zona del perineo, favoreciendo el flujo sanguíneo. Los expertos recomiendan elegir bien la anchura de este tipo de sillín. Por ejemplo, si fuera muy estrecho podríamos clavarnos los bordes de la abertura y provocarnos inflamaciones muy molestas.

 

Anchura del sillín

 

Un fabricante como Specialized pone a disposición de los clientes un sistema para medir la distancia entre nuestro isquiones. Sin duda puede ser una gran guía pero recuerda que para un cicloturista es muy importante disponer de una buena superficie de apoyo. Los modelos más estrechos (130 mm) están indicados para los profesionales.

Para medir la anchura de tus isquiones en casa puedes seguir esta guía.

Si queréis profundizar más os recomendamos leer este artículo donde se extienden de una manera más detallada en la elección de sillín atendiendo a su anchura y altura: el sillín en el ciclismo.

 

Relleno del sillín

“Un sillín duro soporta los huesos de la cadera y deja libre el área perineal” (ciclismo de por vida)

El gel suele ser un ingrediente que muchos cicloturistas lo agradecen. Disponer de un buen acolchado es importante pero cuidado con que sea demasiado blando. Al cabo de unas horas de pedaleo puedes notar una presión excesiva en tus partes íntimas.

 

Elegir el sillín adecuado para mujeres

 

Generalmente las mujeres tienen los isquiones más anchos que los hombres. Necesitarán sillines más anchos (de 143 mm en adelante) que los hombres. En muchos casos los eligen con una abertura en el centro.

Al igual que en los hombres, el estilo de pedaleo y la flexibilidad marcará el tipo de sillín a elegir. Afortunadamente ya son muchos los fabricantes que ofrecen sillines exclusivamente para ellas al igual que las badanas. Todo adaptado a la anatomía femenina.

 

Probarlo antes: una gran solución

 

Cada vez hay más tiendas que te ofrecen la posibilidad de probar el sillín. Pensamos que es fundamental para asegurarnos de que es el correcto. Hay que probarlo como mínimo durante tres salidas para asegurarte que es el modelo correcto. No te fíes de las sensaciones de una primera toma de contacto.

Al final todo este proceso de elección es un ejercicio de sentido común. Si estás incómodo con tu sillín, pon solución cuanto antes. Consulta con una tienda especializada que te garantice y aconseje la mejor solución para tu caso.

 

Vídeos explicativos sobre la elección del sillín

 

En esta colección de tres vídeos puedes escuchar consejos interesantes. Son muy didácticos. Exponen de una manera muy sencilla los pasos a seguir para la correcta elección del sillín:

 

 

 

Consejos que te ayudarán a evitar las molestias ocasionadas por la fricción con el sillín

La mayoría de lesiones no se producen de forma inmediata. Surgen tras un tiempo largo que ponen al descubierto  un problema entre la bicicleta y tú.

La constante fricción de nuestras partes íntimas con el sillín puede provocar molestias. Unos sencillos consejos para superarlas:

Siéntate bien y levántate de vez en cuando

Es muy recomendable ir sentado hacia atrás, sobre la parte ancha del sillín. Lo adecuado es que los isquiones sean los que apoyen sobre el sillín.

De vez en cuando, date un respiro, ponte de pie sobre los pedales

Mejora tu flexibilidad

Los isquiotibiales son los músculos que permiten sentarte hacia atrás en el sillín con más facilidad y ayudan a utilizar los glúteos en el pedaleo. Son muy importantes para el cicloturista. Estirar estos músculos te harán pedalear con mayor fuerza y a sentirte más cómodo sobre el sillín.

Fortalece las piernas

Unas piernas fuertes te ayudarán a levantarte con más frecuencia del sillín. Absorberás baches y evitarás vibraciones innecesarias durante tu pedaleo.

Una buena badana y un buen culotte

Invierte en un buen culotte, con una badana de calidad. Es una de las mejores decisiones. Notarás la diferencia.

Aquí tenéis más detalles sobre cómo evitar las rozaduras provocadas por el sillín.

Te puede gustar

Pin It on Pinterest