Otsondo Las suaves pendientes de Otsondo son muy atractivas en invierno. Imagen tomada un 28 de diciembre. Foto: qué grande ser ciclista

Las suaves pendientes de Otsondo son muy atractivas en invierno. Imagen tomada un 28 de diciembre. Foto: qué grande ser ciclista

Hay subidas irresistiblemente atractivas para ser superadas también en invierno. Escaladas que gracias al invierno nos seducen de manera imparable. Puertos de montaña que merecen la pena ser coronados a pesar del frío, de la nieve y de la lluvia.

Otsondo, una subida para disfrutar

Nada más dejar atrás Elizondo, la capital del Valle de Baztán en Navarra, se extiende un pasillo que con su ascenso y posterior descenso (con desniveles más duros) nos adentrará en Francia por Dantxarinea.

Otsondo presenta suaves pendientes y un buen asfalto. Es un puerto rodeado de hayas y robles, ideal para ser subido en esta época del año cuando la construcción de la forma está en su inicio. Una escalada para disfrutar de todo lo que le rodea gracias a sus descansos y a una pendiente máxima que no pasa del 6%.

Justo en la cima, se puede optar por la subida a Gorramendi, que incrementará la dureza pero que ofrece unas magníficas vistas.

Volviendo al alto, tras coronarlo, iniciamos el descenso hacia Francia. Cerca se encuentran lugares que nos ofreces deliciosos paisajes de leyenda como las cuevas de Urdax-Urdazubi y más adelante las de Zurramagurdi, ubicadas a nuestra izquierda.

 

Puertos de Montaña: las cifras de otsondo.

 

infografía: qué grande ser ciclista

infografía: qué grande ser ciclista

 

Te puede gustar

Pin It on Pinterest